La importancia de la educación espiritual en la infancia

En las últimas décadas se han desarrollado muchos proyectos pedagógicos que dan prioridad al desarrollo tecnológico, lingüístico, social y creativo, pero se han olvidado la importancia de la dimensión espiritual de l@s niñ@s, por lo que, la educación espiritual en la infancia se ha vuelto más urgente que nunca. Aquí puedes encontrar algunos de los beneficios de una educación espiritual en la escuela.

Materia y espíritu son dos lados de una misma moneda: un lado es lo que vemos, la materia, y en el otro lado está lo que sentimos, el espíritu. Sin espíritu, la materia no es más que una cáscara sin vida, que se rompe con facilidad. Es por esto que alentar la inteligencia espiritual de los niños infundirá su vida, y un futuro de fuerza y sentido.

 Beneficios de una educación espiritual en edades tempranas

  1. Cultivan la riqueza de la vida interior. Aprenden sobre sí mismos, sus emociones y deseos; lo que fomenta una autoestima sana y resiliencia ante las emociones más difíciles. 
  1. Buscan el sentido de la vida con una mente y corazón abiertos. Esto les da dirección, propósito y discernimiento. Buscan lo que es verdaderamente valioso en la existencia. 
  1. Consciencia comunitaria; empatía y reconocimiento de los otros como seres humanos, de una comunidad auténtica como parte esencial de una vida digna y plena, más allá de interacciones sociales deshonestas, interesadas y egoístas. 
  1. Resignificación de las circunstancias difíciles de la vida. Con una base fuerte en valores y espiritualidad, los pequeños encuentran nuevas maneras de ver y experimentar una situación difícil, dándole la vuelta y llevándose aprendizajes y significados de ella. De esta manera promueven su desarrollo personal, en vez de estancarse en modos bajos de vivir. 
  1. Libertad. Un niño espiritualmente inteligente puede trascender toda clase de limitaciones (físicas, mentales, sociales, económicas, emocionales) y encontrar el gozo de vivir en libertad, a través del ejercicio de la perfectibilidad humana.
  1. Servicio. Un punto de enorme importancia en nuestra sociedad actual. Cuando los estudiantes aprenden a considerar a los demás tanto como a sí mismos, crecen con una vocación de amor y servicio, buscando el bienestar de las personas que los rodean, especialmente de las que más lo necesitan. 

Al brindarle una formación espiritual a nuestros estudiantes, les brindamos todo el espíritu de riquezas que esta vida, (y la vida eterna) tiene para ofrecer; se vuelven parte de algo más grande que ellos, y buscan ser mejores personas cada día. Con una vida espiritual plena, nuestros chicos pueden alcanzar lo inimaginable, pero también vivir con gozo las cosas más simples de la vida. Instituciones como la Unidad Educativa Particular Borja, alienta el crecimiento espiritual desde las edades más tempranas, para inspirar su aprendizaje y realizarse como seres humanos.

0

Con gusto te proporcionaremos más información