Cómo servimos a los demás en la Unidad Educativa Particular Borja

No podríamos formar a nuestros chicos en una cultura de valores si no fuésemos los primeros en poner el ejemplo. Los valores que cultivamos en cada una de las aulas, son los mismos que impulsamos y ponemos en práctica en nuestra Obra Social, una obra de servicio y amor. Es a través de estas acciones que los niños dan sentido a lo aprendido a lo largo de su vida estudiantil. 

Educar para ayudar 

En nuestro proyecto de servicio comunitario, los niños y jóvenes se dan cuenta de que pueden modificar su entorno de una manera positiva, y echan mano de las herramientas adquiridas en clase para lograrlo. Al final, el propósito de la formación que brindamos no sólo busca el éxito personal y profesional de nuestros alumnos, sino la capacidad de actuar para los otros. El servicio a la comunidad es uno de los pilares de nuestro modelo educativo y de nuestra institución. 

Obra Social

Con esto en mente, la Unidad Educativa Borja se ha dedicado, desde hace 15 años, a la Obra Social Jorge Carrión S.J.. que busca mejorar la vida de las personas de escasos recursos en la parroquia Baños (localidad a la que pertenece el Borja), contribuyendo con programas de nutrición, salud, infraestructura y ambientes de aprendizaje. 

¡Nuestra obra beneficia actualmente a 100 personas!

¿Qué obtienen nuestros alumnos de estas experiencias?

La labor comunitaria brinda muchísimos aprendizajes a los pequeños y jóvenes, entre ellos:

Responsabilidad

Los chicos se dan cuenta de lo que significa un compromiso y el saber cumplirlo. Ser puntuales, hacer su parte para lograr un objetivo, y, sobre todo, a ver su comunidad como parte de su responsabilidad también. 

El valor del sacrificio

El mundo actual nos tiene acostumbrados a obtener recompensas a corto plazo, esto nos ha hecho olvidar el esfuerzo adicional de vencer nuestros propios intereses y comodidad para alcanzar un beneficio mayor. Una actividad en la que sacrificas un poco de tu tiempo para darlo a los demás, te abre los ojos a una nueva recompensa espiritual, además de obtener la satisfacción de haber ayudado y participado por un bien para los demás. 

Apertura y empatía

Es importante que los niños entren en contacto con personas de diferentes contextos, creencias, opiniones, y maneras de vivir; y que aprendan a convivir con ellas y respetarlas por igual.

Habilidades y conocimientos

Además del crecimiento espiritual y social que experimentan nuestros niños, adquieren toda clase de herramientas que son útiles e indispensables para otras áreas de sus vidas y que contribuyen a una formación integral.  

Un pequeño gran cambio en el mundo

Uno de los efectos más bellos que tiene la obra social en nuestra comunidad educativa es la conciencia de que nunca se es demasiado pequeñ@ para hacer del mundo un mejor lugar; de la manera que sea y en el lugar que sea.

Agradecimiento y satisfacción

Aprendemos que nuestra felicidad y satisfacción personal no depende de cuánto tengamos, sino de cómo usamos lo que tenemos. 

La conciencia social es parte integral de una vida plena y exitosa. En el Borja, queremos ser más para servir mejor. ¡Te invitamos a unirte a la acción!

0

Con gusto te proporcionaremos más información