¿Cómo preparar a los hijos para el cambio a clases mixtas?

Sintonizando con las ideas pedagógicas del siglo XXI, muchas instituciones educativas han realizado la transición de modelo diferenciado a mixto. Si este es el caso de la escuela de tus hijos, tal vez te estés preguntando qué puedes hacer para ayudarles a sobrellevar el cambio de la manera más orgánica posible. Aquí te sugerimos algunas maneras de hacerlo.

 Educación mixta en el Borja: excelencia para todos y todas

La transformación de una escuela diferenciada en mixta es un proceso tanto enriquecedor como retador. La Unidad Educativa Particular Borja siempre ha buscado nuevos horizontes para sus alumnos, y nuevas maneras de realizar su misión: transformar a la sociedad con un alto compromiso de fe, justicia y conciencia social. En este contexto el valor de justicia es especialmente importante: una formación de calidad para niñas y niños por igual.

Si te preocupa el efecto que este cambio pueda tener en tus niños, no te alarmes, hay algunas cosas que puedes hacer para que tú y tus hijos se sientan tranquilos e incluso emocionados con esta nueva etapa de su escuela. 

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo al pasar de educación diferenciada a mixta?

Estas son algunas maneras

1. Muestra entusiasmo. Los niños imitan a sus padres; si demuestras ansiedad o molestia tus hijos lo percibirán y sentirán lo mismo. Por el contrario, si actúas con entusiasmo, no sólo les transmitirás la idea de que todo está bien y que su vida no sufrirá un cambio terrible, sino que podría ser una nueva aventura.

2. Actividades mixtas. Anticípate: si tu hijo no participa en actividades extracurriculares en las que tiene oportunidad de interactuar con niñas y niños de su edad, es un buen momento para empezar. Esto es importante ya que, no sólo introduce a los niños a la vida como es en realidad (mixta) sino que levanta el velo de misticismo sobre el sexo opuesto que podría formarse en una escuela de educación diferenciada. ¡Hay cientos de actividades entre las que elegir! 

3. Haz una pequeña encuesta. Consulta con ellos cómo se sienten al respecto, qué actividades les gustaría realizar en esta nueva modalidad, qué les gustaría y qué no les gustaría. No dudes en comunicar estas sugerencias e impresiones a la escuela, así los sentimientos y necesidades de los niños serán tomados en cuenta para asegurar el mejor ambiente.

4. Presta atención o lleva un diario. Una vez que el cambio haya sucedido y niños y niñas ya convivan en las aulas, es buena idea llevar un registro de cómo se sienten tus hijos en esta nueva situación. Si notas que ciertos temas surgen recurrentemente, tal vez sea bueno indagar más.

5. Edúcalos en valores de equidad, compañerismo e igualdad. Esto concierne a la formación general de tus hijos; enséñales a respetar a las niñas, por supuesto, pero también a verlas como personas igual de importantes como ellos, sin estereotipos. Esto también facilitará la convivencia cotidiana considerablemente.

6. Dialoga con ellos. Escucha sus preguntas y sus inquietudes sin juzgar. Deja que describan lo que piensan y cómo se sienten. Si tienen alguna duda o problema lo podrán resolver juntos, en familia, o con ayuda de la escuela.

Como puedes ver, se trata de ser abiertos: a los cambios, al diálogo y a nuevas maneras de llevar a cabo nuestra misión en la vida. Esta puede ser una excelente oportunidad de aprendizaje para tus hijos, así como una experiencia memorable. ¡Prepárense para disfrutarla juntos!

0

Con gusto te proporcionaremos más información